Dedicatorias


 

“Tu Cocaína y la mía” es quizás una de las pocas novelas, si no la única, que el autor dedica a su terapeuta. Las razones en este caso son obvias, sobran las palabras.

Que la relevancia de lo enorme que fue lo que tú hiciste por mí, forme parte de los argumentos que te abrirán todas las puertas del cielo. 
A la memoria de Marta Cittadini, D.E.P.

 

 

 

 

También he querido dedicar este libro a mi hijo Manuel. Mi Amor por él me ha nutrido de la energía y la fuerza necesaria para mi recuperación.

Te quiero, Manu.

Justo Fernández