Opiniones


“Si, yo he leído el borrador de Tu Cocaína y la mía y me ha gustado mucho. Le agradezco a Justo Fernández el trabajo que ha hecho que me permite poder ponerme en el lugar del paciente. Saber cómo se nos ve desde fuera, cómo ve el paciente al equipo, como se relaciona con sus compañeros. Es muy interesante. Creo que este libro es una gran aportación a la gente que lo va a leer”.


Dr. Jose María Vázquez Roel.
Director de Clinica Capistrano

 

 

Un magnífico regalo para el día de Navidad el poder haber paladeado esas últimas páginas, a sabiendas de que se estaban “acabando”…
Es curioso,porque recuerdo haberte oído hablar de tu novela desde poco tiempo después de habernos conocido (no sé en qué momento, ni me importa), y recuerdo mentalmente haberme imaginado un montón de folios escritos encima de una mesa, esperando ser convertidos en un libro.
Hoy no es no sólo una realidad, sino que su sola existencia es un regalo que mucha gente debería disfrutar.
“Gracias a la vida, que me ha dado tanto”, que reza la canción. Y tanto …
!! Y que a veces “luchemos” por no darnos cuenta o por no querer darnos cuenta !!
A mi la vida hoy me ha dado un gran regalo. Un grandísimo regalo.
También es curioso que después de haberme pasado 30 años en la sombra, sienta que sea tan deslumbrante la simple luz que algunas personas desprenden. Y es sinceramente, muy emocionante.

Víctor Sánchez

 

Me considero una “lectora compulsiva”. Leí “Tu cocaína y la mía” en un día y medio. Ha sido uno de esos libros que te acompañan del salón a la cocina, de la cocina al salón y luego a la cama, donde te entregas por fin a sus páginas hasta que el sueño te lo quita de las manos. Una de esas historias que al acabarse te dejan en silencio un buen rato,  con la mirada perdida , el libro entre las manos y la sensación de haber viajado lejos para haber vuelto un poco más vieja, un poco más sabia.

Además de lectora compulsiva  soy terapeuta, maestra de Ed. Infantil y madre. Podría escribir desde cualquiera de esos roles y centrarme en la lucidez con la que el autor describe su narcisismo, la forma en la que nos hace de espejo cuando refleja a sus compañeros de tratamiento o la mezcla de ternura, impotencia y esperanza que envuelve la relación con su hijo. También podría hablar del lenguaje sobrio, sereno y limpio con el que se narra la experiencia del protagonista, con palabras que no imponen ninguna emoción concreta al lector, permitiéndole vivir la historia con libertad.   Pero aunque todo eso hable de la calidad de la novela tendría la sensación de arañar apenas la superficie. Porque “Tu cocaína y la mía” no ha sido para mi un libro sobre adicciones. A lo largo de sus páginas he mantenido con el autor un diálogo sobre lo que significa realmente ser libre, lo difícil que es des-identificarse de ese personaje que todos nos construimos a lo largo de los años hasta que acaba devorándonos por completo… sobre un vacío que a veces se nos hace insoportable, tanto que nos convierte en expertos en mirar a otro lado, verdaderos magos a la hora de envolver el dolor en ruidos y sucedáneos varios que al menos hagan el amago de acompañarnos. Sobre lo diferente que es ese vacío de la soledad habitada.

En la primera página de mi ejemplar tengo una dedicatoria del autor en la que figuran las palabras “amor” y “libertad”. En definitiva es de eso de lo que se trata. Del Amor como motor y la Libertad como meta. Y también del valor que hace falta para , con ambas cosas como equipaje, ponerse en marcha.

Carmen Lorigados

Terapeuta, Maestra de Ed. Infantil y Madre

http://creciendoybuscando.blogspot.com.es/

 

Querido Justo
Terminé tu libro hace un par de días.
Por la parte literaria me ha parecido muy bueno y que engancha desde el principio.
Me ha impresionado muchísimo por la crudeza del primer capítulo y las pocas pinceladas de la vida de Juan antes del tratamiento.
Por lo personal me parece que has hecho un ejercicio súper valiente de desnudarte delante de todos con tus miserias y virtudes al aire. Ojalá todos pudiéramos sacar así las nuestras que son muchas y variadas.
Espero que este ejercicio sea parte provechosa de tu tratamiento para encoger al personaje y ensalzar a la persona.
Gracias por compartir las vivencias de Juan con todos los que te queremos. Creo que no soy el único al que va a ayudar este libro.

Gonzalo Sola

 

*************

 

Tras leer ” Tu Cocaína y la Mía “, destacar su atractivo en cuanto a cómo se entreteje y enmaraña, obteniendo, al final, no solamente un libro de biografía e historias en un lugar de estancia ,sino que sin duda también una guía para el que quiera comprender y desgranar los entresijos interiores de lo que es una adicción y la forma de superarla, si uno lo desea. De lectura amena donde cada uno de los personajes, aunque diferentes,tienen un punto de conexión en el cual se encuentran. Un libro de emociones y experiencias a los ojos y sentir del que fue en un tiempo parte de su propio enredo. Alguien que está en el buen sendero de su evolución. Sinceramente he disfrutado de su lectura. Gracias.

María

 

 

 

//////

 

Tenía que decirlo.

“Tu cocaína y la mía” es una novela tan exquisita y delicada como una frágil copa de cristal en el vórtice de un huracán blanco. Me he parado en el arcén de este viaje a través de sus páginas varias veces, para preguntarme fascinada cómo es posible transmitir con tanta fuerza semejante historia de Pasados en llamas, Presentes rotos y Futuros inciertos, sin exhibiciones morbosas ni detalles escabrosos. Será porque la simple verdad, la honestidad traducida en palabras, no necesita aditivos o potenciadores del sabor. Será porque esta novela es magia y no truco.

Son muchas las piezas del engranaje que me han atrapado: el tema, la más obvia; no todos los días se abre esa puerta. El tiempo externo e interno de la narración, siempre en el lugar adecuado y en el momento preciso. La dualidad de sus personajes. Las pinceladas de poesía. La serenidad. La capacidad de autocrítica. La cadencia. El equilibrio. La sinfonía entera.

Gracias, Justo. He disfrutado muchísimo de este viaje.

Jezabel Montenegro

Escritora